Jueces y abogados denuncian la falta de lugares adecuados para que los menores relaten abusos o maltrato

  • La Comunidad de Madrid confirma que ningún juzgado cuenta con “cámaras Gesell” pero que trabaja en un “plan de choque a corto plazo” para su implantación en algunos juzgados
  • Jueces y abogados denuncian que el entorno en el que tienen que contar delitos muy graves de abusos o maltrato no son los indicados para los adultos, y mucho menos para menores
Foto: Fachada de los juzgados de la plaza de Castilla. Kike Para

Ningún juzgado de la Comunidad de Madrid cuenta con cámaras Gesell. Un lugar, una habitación en la que las víctimas y, en especial los niños que hayan podido ser víctimas de delitos tan graves como abusos sexuales o maltrato, pueden contar lo ocurrido a expertos, generalmente psicólogos forenses, en un ambiente relajado e incluso de juego sin sentirse observados por abogados o jueces.

Declaraciones que se graban con todas las garantías procesales para evitar que la víctima tenga que volver a revivir lo ocurrido y que pueden seguir sin ser vistos jueces y abogados.

Víctimas desprotegidas

Denuncian la desprotección a la que muchas veces se somete a la víctima por la falta de un lugar adecuado, con la privacidad suficiente que ayude a crear el clima de confianza y de respeto que lleve a contar “situaciones muy duras” especialmente en el caso de los más pequeños, como establece la Ley del Estatuto de la víctima del delito.

En ello coinciden jueces y abogados. Rosa María Freire, titular del Juzgado de Instrucción número 32 en Plaza de Castilla, asegura que son “delitos muy graves contra la libertad sexual del menor o malos tratos, objeto de investigación penal en los que a veces se tienen que confrontar con personas de su entorno”.

“Los jueces aquí en Madrid suplimos la falta de estas cámaras como podemos, en nuestros despachos o en las salas de vistas”, que cuentan con sistemas de grabación. En el caso de las salas de vistas además, con estrados a distinta altura como símbolo de autoridad y “desde luego no es el mejor lugar para que el menor tenga que recordar sucesos tan duros ”

Vicente Peláez, es coordinador del Servicio de Atención Jurídica de Menores del Colegio de Abogados de Madrid. Cree que hay que ponerse en el lugar del adulto, o del niño que tiene que contar “delitos muy graves y de mucha intimidad”. “Es razonable que la víctima no quiera contar cuestiones sexuales en un lugar donde la privacidad no está garantizada porque no es el lugar adecuado”. “La víctima, y si es menor más, tienen que encontrarse en un entorno amigo, y eso lo dice todo” añade Isidro Moreno de Miguel, abogado coordinador del Servicio de Orientación Jurídica General del Turno de Oficio.

En medio del pasillo 

Denuncian que los abogados muchas veces tienen que hablar con sus clientes en la mesa de un funcionario, o en medio de un pasillo y es “en ese entorno en el que la víctima tiene que contar lo que ha pasado. Y lo mismo ocurre en las comisarías de policía”. Todo se resume en presupuesto y falta de voluntad política en una cuestión tan importante como esta”

La Consejería de Presidencia y Justicia ha confirmado a la Cadena Ser que ninguno de los juzgados cuenta con cámaras Gesell pero que “a corto plazo” y dentro de un “plan de choque para las infraestructuras judiciales” se pondrán en marcha como exige la Ley del Estatuto de la víctima del delito.

Cámaras que aseguran se instalarán en los juzgados de instrucción de Plaza de Castilla, y en sedes judiciales de nueva creación como Torrejón de Ardoz, San Lorenzo de El Escorial o Navalcarnero.

Fuente: cadenaser.com