El pasado 24 de enero, tuvo lugar en la ciudad de Algeciras un encuentro entre jueces, magistrados y miembros de la Guardia Civil, organizado de forma conjunta por la Sección Territorial de Andalucía y la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras.

El encuentro comenzó con la bienvenida en las instalaciones de la Comandancia por parte del Teniente Coronel Fernando López Rey, seguido de la intervención del Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Ceuta y Melilla, D. Lorenzo del Río Fernández.

A continuación el Teniente Coronel Fernando López expuso la situación y problemática en el Campo de Gibraltar, complementado por una exposición del Comandante Jerónimo Pacheco, Jefe de policía Judicial, sobre el narcotráfico y el crimen organizado en la zona, exposición que se extendió a la situación en el resto del Sur de España, por parte del Comandante Alejandro Gamero, Jefe del operativo OCON SUR,  con visita a las instalaciones del centro de Operaciones de la Comandancia y el Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE).

El encuentro continuó con la intervención del Presidente de la Sección de la Audiencia en Algeciras, D. Manuel Gutiérrez Luna, y la Magistrada del Juzgado de Instrucción número 4 de la ciudad, Dª Carmen Martínez Perza y finalizó con un intenso debate entre jueces y Guardia Civil sobre la problemática en la zona y las medidas para combatirla.

Nuestra portavoz en Andalucía, la magistrada Judith Sáiz (en la imagen), explicó que “como asociación que representa a 900 jueces en toda España, colaboramos en todo lo que podemos para combatir delitos tan graves que generan una gran alarma social. Por eso tenemos que aprovechar este tipo de actos para seguir reivindicando más medios materiales y humanos para combatirlos de la mejor forma posible: es cierto que las Fuerzas de Seguridad han mejorado algo en ese sentido y nos alegramos por ello, pero si ese esfuerzo no llega también a la Administración de Justicia, como ocurre en la actualidad, las causas se quedan paradas en los juzgados y los criminales consiguen así una impunidad que echa por tierra buena parte del trabajo admirable que hacen a diario agentes y jueces”.