También en verano, la Justicia no descansa

También en verano, mientras tomas el sol, disfrutas con tus amigos o te bañas en la playa, un juez decide si un menor puede salir de España con su progenitor. Mientras bailas y te diviertes, un juez decide si paraliza una obra peligrosa. Mientras disfrutas de la naturaleza o visitas las fiestas de tu pueblo, un juez decide si ingresar a un enfermo mental en un psiquiátrico. Mientras haces turismo, un juez celebra un juicio rápido por un delito leve. Mientras descansas en familia, un juez autoriza una entrada y registro por delincuencia organizada. Si en el piso de tu vecino de vacaciones pasa algo grave, un juez autoriza a entrar a ver qué sucede.

La Justicia nunca descansa. Por ti, por todos.

Muchas gracias a todos los jueces, LAJ, fiscales, funcionarios, abogados y procuradores que solucionan los problemas de los ciudadanos mientras media España está de vacaciones.